El Cabildo de Lanzarote ya cuenta con un Reglamento de Actividades de Ocio y Tiempo Libre para regular la práctica de estas actividades en la isla Lanzarote. Desde el Servicio de Juventud que dirige la consejera Migdalia Machín, se informa que a partir de ahora todas aquellas actividades que se lleven a cabo en instalaciones juveniles autorizadas, así como el resto de actividades de tiempo libre, es decir, las que no se realicen en estas instalaciones y se hagan al aire libre (acampadas, senderismo y marchas por etapas) o cualquier otra actividad de aventura o deporte de riesgo organizada, deberán ser comunicadas al Cabildo de Lanzarote y ajustarse a los requerimientos exigidos en este Reglamento.

Asimismo, el Reglamento (aprobado por el Pleno del Cabildo y publicado recientemente en el Boletín Oficial de La Provincia de Las Palmas) tiene por objeto la regulación de acampadas temporales e itinerantes, y otras actividades, organizadas por asociaciones, entidades o empresas públicas o privadas, que se desarrollen en el territorio de la isla de Lanzarote en el marco de actividades de Tiempo Libre dirigidas a la infancia y juventud.

Según este documento, “se entiende por actividad de tiempo libre infantil y juvenil aquella en las cuales participan normalmente personas menores de edad, o en determinadas actividades juveniles, hasta los 35 años, en un número de diez o más, que tenga como finalidad favorecer la participación social, la diversión, la formación, el descanso y las relaciones de sus participantes, con ejecución de un programa o proyecto educativo y que se haga dentro del ámbito de la educación no formal, con una duración mínima de treinta seis horas consecutivas con pernoctación, o tres días consecutivos, aunque no sean enteros”.

La consejera del área informa que “desde el Cabildo se pretende con ello ordenar las actividades que se desarrollan, fundamentalmente al aire libre, garantizando la seguridad de los jóvenes y menores en el correcto desarrollo de estas actividades de ocio, tiempo libre o deportivas, y su compatibilización con la protección y respeto al medio ambiente.

La necesidad de regular estas actividades, viene dada por el cambio de hábitos en la sociedad que cada vez reclama una mayor protección del medio ambiente y -a su vez- hace un uso más intenso del medio natural en su tiempo de ocio”, especifica Migdalia Machín.

De igual forma, esta necesidad se justifica también en el II Plan Estratégico Nacional de Infancia y Adolescencia 2013-2016 (II PENIA) que establece que “se debe promover la participación infantil, favoreciendo entornos medioambientales y sociales apropiados que permitan el desarrollo adecuado de sus capacidades, defendiendo el derecho al juego, al ocio, al tiempo libre en igualdad de oportunidades, en entornos seguros y promoviendo el consumo responsable, tanto en las zonas urbanas como en las rurales en aras de un desarrollo sostenible”.

VER REGLAMENTO